Habla de mí, de tí, de nosotras, de ellos, de ellos con nosotras, de nosotras contra ellos.
Lo que importa es hablar

M

viernes, 22 de marzo de 2013

Viernes, 22 de Marzo

 photo 4b584184-faec-4bce-9550-2c88fd6ee297_zps4f1be47d.jpg  photo 27767754-85db-4f1e-bb1a-929b06251e7a_zps3290f00e.jpg  photo 4d8524c5-c89e-43e1-b914-4b2c4fe0b4d5_zpsa1c4302a.jpg  photo 4a4ec089-93b8-450d-b49a-0e120f8b73cb_zpsbce897ff.jpg  photo 88b11831-1249-4248-8e7c-329e167bfbc3_zps49398858.jpg  photo 5ebc2757-5900-46e6-8c5b-00745204fec5_zps69d2581a.jpg  photo 3f558e85-55ae-4f85-ac5d-73f206b72b94_zpsadf977bb.jpg  photo 7d4977b5-cc55-4898-9e8f-e14420231e61_zps87751898.jpg  photo 4363edba-cda5-4887-a7c0-de1c874cb8e7_zps4f2b6ff9.jpg

Despertarme con luz en la habitación, pintarme los ojos con rimmel, hablar en francés, el sol, el color de la piel en agosto, Jason Mraz los días que llueve, la buena comida, el vino blanco, hacer maletas, abrir el armario por las mañanas, los sitios nuevos, los días largos, las noches cortas, andar con tacones, reir, pensar en el futuro, olvidar personas, los cafés que empiezan a las 4 y acaban a las 8 (siempre con compañía), correr muy rápido, la música muy fuerte, bailar con los ojos cerrados, andar descalza, apuntar cosas en la agenda, escribir cartas para no mandarlas, hablar y hablar y hablar y hablar y hablar.

Cantar contigo en el coche, hacer el imbecil cuando suena nuestra canción, probarme tu ropa como cuando tenía 5 años, dormir juntas la siesta, que me cuentes cosas, que seas el único que consigue hacerme cambiar de opinión, tus historias interminables, ver cómo te has hecho tan mayor aunque a veces no lo parezca, subirte la persiana cuando te despiertas, comer sentadas sobre cojines, que preguntes dónde está la peque cuando llegas a casa, nuestras conversaciones en algún punto intermedio entre demasiado profundas e irreverentes, que me hables todos los días para recordarme que soy una desequilibrada, tu opinión de mí que es mejor que la que tengo de mi misma, tu y yo y verano y la playa y gritar que somos partidarias de los buenos momentos por culpa del tequila, una película con sushi, que te quedes a dormir en mi casa, que me mires muy fijamente, que sonrías al verme, el olor de esa colonia.

Esto es mi vida, todo lo demás solo sirve para completar el resto del tiempo.

viernes, 15 de marzo de 2013

Jueves, 14 de Marzo

 photo DSC_0035-1_zps18d9021d.jpg  photo DSC_0038_zps7178898c.jpg  photo DSC_0040-2_zps3142bd30.jpg  photo PicMonkeyCollage-3_zpsf7daff4b.jpg

Es extraño.
Siempre había creído que para conocer a una persona con utilizar dos sentidos era suficiente. Vista y oído, nada más. Al fin y al cabo lo fundamental, lo que nos define, es lo que decimos y lo que hacemos.

Entonces empezó a dejar a gente atrás. Poco importa si prescindió ella de ellos o ellos de ella, eso es otra historia, una que ya no le gusta escuchar. El caso es que ya no están y, sin ellos, las palabras se olvidan y los hechos se confunden porque la memoria sabe lo que necesita y, por lo visto, a la suya ese pasado le parece prescindible.

Inevitablemente las heridas, si son profundas, dejan cicatrices. Hay que saber descubrirlas para poder ocultarlas a los demás pero, sobre todo, ocultártelas a ti mismo.
Ella sabe cuáles son las suyas. Encontró la primera sentada en un vagón de tren, frente a una persona completamente desconocida que olía a algo familiar, a dolor y a pasado, a discursiones, a noches en blanco, a ganas de correr muy rápido, de huir muy lejos.

Ahora sabe que contra los olores su memoria tiene la batalla perdida, que su cabeza almacena a las personas como esencias y éstas, para bien o para mal, son imborrables.

Consiguió clasificarlas y etiquetarlas, para recuperarlas cuando las echara de menos y revivir la playa y el humo dulce de la hierva quemada que se consume entre los dedos o regresar a las noches de piel húmeda y ginebra.

Y, entonces, sin avisar, apareció alguien que olía a expectativas y a deseos imposibles. Sintió miedo, porque esta vez ya no era una colonia, era un perfume.

martes, 12 de marzo de 2013

domingo, 10 de marzo


 photo 8aa19078-e6e5-4103-b9d7-c45fc7563b2f_zpsd3e7e6bb.jpg

If he is amazing, he wont be easy.
If he is easy, he wont be amazing.
If he is worth it, you wont give up.
If you give up, you are not worthy...
Truth is, everybody is gonna hurt you, you just gotta find the ones worth suffering for.

Today I'm stupid and romantic, but I think that in English, romanticism is less stupid and more sincere.